Choose our premium WordPress themes for your business or personal website. We welcome you to join our community for best wordpress themes - www.jartheme.com/wordpress

El equinoccio de otoño y la depresión estacional (trastorno afectivo estacional)

Luego del equinoccio de otoño, cuándo empieza esta estación climática, marcando la transición entre el verano, la época más colorida del año y el invierno la época más sombría, comienzan a desarrollarse en muchas personas nuevas enfermedades. Es un período de tiempo asociada tradicionalmente con cambios. De hecho, la palabra otoño que proviene del latín “autumnus”, significa “cambio”. En el otoño, aparecen algunas enfermedades, como la depresión estacional, conocida también como trastorno afectivo estacional, la cual se refiere a depresiones que se producen en otoño e invierno alternándose con periodos asintomáticos en verano.

otoño depresión estacional

Descienden las temperaturas, comienzan a caer las hojas de los árboles, el entorno se vuelve de un color rojizo a anaranjado, nos sale vaho por la boca al hablar y se nos enfrían las manos. Regresa el otoño, y los días se hacen cada vez más cortos, cada vez recibimos menos luz del sol, alterando los ritmos circadianos, provocando cambios en el estado de ánimo.

Estos cambios de ánimo, consisten en la presencia de muchos síntomas depresivos, tales como el desánimo, desinterés por las cosas, dificultad para disfrutar la vida como uno normalmente lo hace, disminución de la energía, un apagamiento, falta de vitalidad o entusiasmo, muchas ganas de dormir y probablemente una mayor apetencia por los alimentos ricos en carbohidratos.

Se estima que la proporción de personas que presentan este trastorno afectivo estacional, se sitúa entre el 1 al 10%, mayormente en mujeres, aproximadamente el doble en relación con los hombres, y la edad de aparición media ronda los 20 a 35, disminuyendo su incidencia transcurridos estos años. Algunos estudios sugieren que la presencia de este trastorno es menor en niños y adolescentes, sin embargo, aún no existe consenso al respecto ya que los datos son contradictorios.

También existen estudios que sugieren una predisposición genética.

Lo habitual es que este problema comience a desarrollarse en otoño, o invierno, tratándose algunos meses en presentarse la enfermedad. Al disminuir la luz a partir del equinoccio, a fines de marzo, los primeros síntomas pueden estar apareciendo en el mes de mayo o junio. En el caso de quienes se les manifiestan los síntomas en forma más tardía, manifiestan más la enfermedad en primavera.

Si nos observamos a nosotros mismos, o identificamos que una persona cercana año con año está presentando cambios en su comportamiento y estado de ánimo, es probable que estemos frente a un Trastorno Afectivo Estacional y lo primero que debemos hacer es promover un estilo de vida saludable.

Parte del tratamiento para este trastorno consiste en exponerse más tiempo a la luz natural, pasar tiempo al aire libre, adoptar un estilo saludable de vida, una dieta adecuada, y actividad física.

Si vemos que  esto no es suficiente, entonces la recomendación es acudir a la consulta psicológica, para poder recibir el tipo de tratamiento que se requiere, o descartar que estamos ante una depresión, que es cuando ya se ve afectado nuestro bienestar diario de una manera prolongada, así como la funcionalidad en diversas áreas de la vida: como la familia, el trabajo, los estudios académicos, las relaciones interpersonales, o la convivencia con la pareja.

Si no sabemos como empezar a prevenir el desarrollo de esta enfermedad, o librarse de ella una vez instalada, puedes solicitar una hora llamando al teléfono celular +56 9 9487 7816. Estamos ubicados en Avenida Vicuña Mackenna #6, piso 5, of. 2. Providencia, Santiago. Metro estación Baquedano. Plaza Italia.

 

 

Referencias:
Trastornos afectivos estacionales, “winter blues”. Rev. Asoc. Esp. Neuropsiq 2015.
Equinoccio de Otoño (Hemisferio Sur) - Historia. Wincalendar.