La investigación en psicoterapia permite sostener que por afinidad y gustos personales los profesionales de la salud mental se adscriben a uno u otro enfoque para ejercer la psicología. Por otra parte, un buen enfoque teórico permite obtener grandes ventajas en las intervenciones que realizan los psicólogos clínicos en las sesiones terapéuticas con sus pacientes.

La adquisición de un psicólogo terapeuta por uno u otro enfoque de terapia se da básicamente por afinidad, experiencias particulares y en última instancia gustos personales. También, existen profesionales de la salud mental que NO se sienten del todo cómodos en una única corriente teórica, o enfoque terapéutico, y mantienen una posición ecléctica.

Esta situación da cuenta del amplio abanico de posibilidades que existen en cuanto a puntos de vista entre los psicólogos, por algo se dice que donde hay dos psicólogos hay tres opiniones. Por otro lado, esta variedad de miradas, en conjunto con el estado del arte en la psicoterapia, sostener que un enfoque es superior a otro, carece de sustento científico.

La investigación en psicoterapia, al buscar intentar identificar que corriente teórica, o modelo psicoterapéutico posee mejores resultados, se dio cuenta de que no existía uno por sobre otro.

Al igual que en el cuento de “Alicia en el País de la Maravillas”, luego de que se organizara una absurda carrera circular,  el pájaro Dodo, en su veredicto final decide que todos han ganado y por lo tanto todos deben recibir un premio.

Una vez descartada la inquietud sobre cual tipo de terapia obtiene mejores resultados, las investigaciones se abocaron a dilucidar cuál es el elemento, o los elementos  qué generan el cambio en el paciente.

Resultó que dicho resultado ya lo venía diciendo muchos años atrás el destacado psicólogo, fundador del enfoque humanista experiencial, Carl Roger, quién puso hincapié en la relación de trabajo que se pueda establecer entre el terapeuta y su paciente.

La investigación arrojo como resultado que el mayor porcentaje de la varianza del cambio en el paciente está dado por la “alianza de trabajo”, el cual hace referencia a la capacidad y motivación del paciente para trabajar en la resolución de su problema, fomentada por el terapeuta y la relación entre ambos.

Este elemento (la relación terapéutica, o alianza de trabajo), fue analizada en profundidad surgieron tres componentes a considerar: a) acuerdo respecto a las metas, b) acuerdo respecto a los métodos o técnicas utilizadas, y c) desarrollo de un vínculo emocional entre terapeuta y paciente.

Según la evidencia científica, hoy se piensa que la “alianza de trabajo” es el mejor predictor de cambio terapéutico. Y como este elemento se encuentra presente en todos los tipos de terapia reconocidos, todos han ganado y por tanto, todos deben recibir un premio.


Sobre el autor: Milton Galdames Toledo, es Psicólogo y Licenciado, con más de 15 años de experiencia en el tratamiento psicológico, titulado en la U. de Tarapacá; Posee un Pos título de Psicología Clínica de especialidad en Terapia Estratégica Breve, cursado en el Instituto Milton H. Erickson de Santiago, Centro para el Desarrollo de la Psicoterapia Estratégica Breve, Afiliado a la Milton H. Erickson Foundation, Phoenix, Arizona; Actualmente, está cursando el MASTER EN PSICOTERAPIA BREVE ESTRATEGICA. MODELO GIORGIO NARDONE, impartido por docentes del Centro Di Terapia Strategica, Research, Training & Psychotherapy Institute, Arezzo, Italia. Segunda versión en Chile 2019 – 2020. Patrocinado por la Sociedad Chilena de Terapia Breve Estratégica y conducente a la Certifiación Internacional por la Scuola di Specializzazione in Psicoterapia Breve Strategica asociada al CTS.

Los lugares de atención son:

Providencia

Vicuña Mackenna 6, piso 5, of. 2, Providencia, Santiago.

Teléfono: +56994877816

La Calera

Diego Lillo # 221. Lab. Clínico TECME y Especialidades Médicas.

Teléfono: +569 94877816

Los Andes

Maipú 424, Los Andes.

Teléfono: +56994877816